Embarazo

El suelo pélvico en el embarazo

Hoy quería hablaros sobre el suelo pélvico en el embarazo, muchas de vosotras habéis oído hablar de los ejercicios de Kegel y puede que en la preparación al parto os los hayan recomendado. También habéis podido notar que vais más veces al baño a hacer pipí e incluso en alguna ocasión habéis podido sentir alguna pérdida de orina o dificultades en la defecación. Pues bien, hoy os vengo a contar que ni los ejercicios de Kegel son para todas ni las pérdidas de orina son “normales”…. y sí, hay mucho que puedes hacer en el embarazo.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior, estos músculos del suelo pélvico tienen la función de amortiguación de la presión abdominal (imaginaros lo importante que es con un bebé dentro), función esfinteriana, sexual (porque si cambia el suelo pélvico también puedes notar cambios) y tónica.

Con la contracción voluntaria del suelo pélvico (ejercicios de Kegel) estamos contrayendo solamente la musculatura anterior de nuestro periné ( la más externa de la vagina para que nos hagamos una idea), pero no es la única musculatura, ésta es solo una pequeña parte de todo el suelo pélvico.

Existe lo que “no se ve”, el suelo pélvico profundo, que se encuentra en planos más internos y representa una gran parte del suelo pélvico. Este suelo pélvico profundo no podemos trabajarlo de manera consciente contrayendo y relajando sino que debemos trabajarlo con ejercicios más específicos. Si olvidas esta parte tan importante del suelo pélvico y solo trabajas kegel se puede crear una alteración anterior-posterior de tu periné provocando ciertas dificultades como contracturas, mal posición del bebé, dificultades en la defecación , etc.

En el embarazo, la acción de las hormonas hacen que el suelo pélvico esté debilitado en general, que se pierda fuerza, que la vejiga ya no aguante como antes y, si además le añadimos el peso del bebé se debilita más todavía. Por todo ello es importante reforzarlo, ayudar a que no empeore y prepararlo para tener un parto y una recuperación mucho menos costosa.

Para saber qué ejercicios debes hacer, si son buenos para tí los kegel o no, se debe de hacer una valoración individual con un profesional adecuado. En la valoración se realiza una amplia historia clínica y un examen físico (si, tu columna, tu respiración y postura ejercen fuerza sobre el suelo pélvico y hay que valorarla) y también un examen a nivel vaginal interno y en ocasiones anal.

Por todo ello no es posible que pueda escribir unas pautas de ejercicio para que puedas empezar a trabajar tu suelo pélvico pero lo que pretendo es que con esta información lo conozcas y seas consciente de su importancia.

No obstante aquí te dejo unas recomendaciones generales básicas para cuidar tu suelo pélvico:

  • Evita maniobras que aumenten la presión intraabdominal: abdominales clásicos, ejercicios de impacto, pujos, etc.
  • Cuando te levantes de la cama ponte primero de lado e incorpórate ayudándote de los brazos.
  • Si hacías regularmente ejercicio de impacto antes del embarazo consulta con un profesional para que te de las pautas para poder continuar ejercitándote en el embarazo.
  • Realiza masaje perineal para hidratar tu periné y evitar desgarros en el parto.
  • Respira y no mantengas el aire dentro cuando cojas peso.
  • Siéntate en la taza del wc siempre que la utilices y relaja tus músculos, respira profundo y suspira para poder relajar tu periné.
  • Cuida tu postura y alimentación.
  • Manténte activa y mueve tu pelvis.

Espero que te haya resultado útil, si deseas cuidarte puedes solicitar una consulta personalizada conmigo para valoración de suelo pélvico aquí.

Feliz embarazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *