Embarazo

Parto respetado

Hoy quería hablaros sobre el parto respetado, respetar no solo a la madre sino también a la pareja y desde luego al bebé. Porque los bebés deciden cuando nacer, ellos son muy sabios y saben en qué momento se encuentran preparados para nacer.

La maravillosa Psiquiatra perinatal Ivone Olza a la que recomiendo que leas en alguna ocasión, cuenta en su libro “Parir” que cuando los bebés se sienten preparados para nacer se segrega cierta sustancia en su cerebro que a través del cordón umbilical y la placenta pasa a la circulación materna y de ahí al cerebro materno comenzando así una serie de acontecimientos que desencadenarán el parto. ¿No es esto maravilloso? Entonces, ¿Por qué en algunas ocasiones los profesionales insisten en inducir el parto?

Bien, la inducción de parto es cierto que en algunas ocasiones es necesaria, bajo evidencia científica si existe patología materna o fetal en ciertas ocasiones está indicada. Digo en ciertas ocasiones y SIEMPRE justificada y hablo de patología no de aspectos subjetivos.

Desgraciadamente a día de hoy todavía escucho relatos de parejas que sus ginecólogos les indican inducción de parto sin motivo justificado, y “casualmente” ahora en época de verano más aún…Es cierto que esta conducta se repite de manera más frecuente en el ámbito privado que en el público pero también pasa en la seguridad social.

De ninguna de las maneras es tolerable la inducción de parto porque “esta niña está preparada para salir” o “doy por finalizado el embarazo”, ¿perdona? Me pregunto en qué momento hemos perdido el respeto a ese bebé y el derecho de esa madre a tener un parto fisiológico con menos indices de cesárea, menos riesgo de parto instrumental, menor necesidad de uso de oxitocina, etc… Rotundamente estas conductas NO se deben permitir.

Otra de las causas que también escucho de inducción al parto o de cesárea programada directamente (más grave aún) es el tema de la pelvis estrecha, (respiro para escribir el resto de lineas), por favor, la pelvis de la mujer está perfectamente preparada para dar a luz, por ello no nos hemos extinguido… No se realizan a día de hoy pelvimetrías (medición de la pelvis de la mujer en relación con el nacimiento de un bebé) porque se ha visto que no es útil como herramienta para decidir el tipo de parto.  Además, la pelvis no es estática, tiene movilidad, y movilidad aumentada en el embarazo y parto gracias a la hormona de la relaciona que permite al bebé su viaje por la misma. Por lo tanto tu pelvis NO es estrecha, hay que darle la oportunidad a que “baile” al son del bebé permitiendo un parto fisiológico. Por ello SIEMPRE se debe permitir la oportunidad de tener un parto vaginal.

Afortunadamente no todas las madres se sucumben a estas indicaciones de inducciones no justificadas. La información es poder y si durante el embarazo acudes a una buena preparación al parto con información actualizada serás capaz de poder elegir cómo quieres tu parto y detectar cuando no se está actuando de manera correcta.

Poco a poco  todo esto irá cambiando, yo tengo la esperanza, y la clave está en vosotras, vosotras mamis tenéis el poder de decidir y aportar vuestro granito de arena para lograr un embarazo y parto respetado en el lugar que decidáis.

Creo en ello.

 

 

Guiomar Maldonado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *