Embarazo

¿Piernas hinchadas en el embarazo o postparto? Consejos útiles.

La circulación venosa se ve alterada durante el embarazo por múltiples factores: la hormona de la progesterona por su parte provoca la dilatación de las venas para adaptarse al aumento de flujo sanguíneo que se produce, los factores de coagulación aumentan y en el tercer trimestre se produce un descenso importante del flujo venoso de las piernas por la compresión del utero sobre el retorno venoso.

Si a estos factores le añadimos factores genéticos propios de la mujer o temperaturas altas como las que estamos teniendo, se intensifica la dilatación venosa y la disminución del retorno venoso por lo que aumentan las probabilidades de presentar mayor retención de líquidos y edemas visibles sobre todo en pies y tobillos e incluso aparición de varices y arañas vasculares.

Tampoco debemos olvidarnos de esto en el postparto ya que hay riesgo de formación de coágulos puesto que se añade a esta situación la falta de movimiento en los primeros días, por ello, tras el nacimiento de tu bebé ¡se activa cuanto antes!

 

Estos factores hay que vigilarlos y lo más importante es intentar prevenirlos y cuidarse para que se mantengan estables, para ello os dejo una serie de consejos útiles a tener en cuenta:

  • Ejercicio físico: ser activa es la mejor medicina de todas, bien en ejercicios adaptados al embarazo o realizando ejercicio por tu cuenta como caminar todos los días con calzado cómodo y adecuado evitando las horas centrales del sol, ejercicios en bicicleta estática, natación, etc.
  • No pasar mucho tiempo en la misma postura, y cuando estemos sentadas o de pie realizar movimientos de tobillos en círculos, hacia arriba y abajo para activar la circulación.
  • No cruzar las piernas.
  • Poner las piernas en alto cuando descansemos y realizar ejercicios circulatorios moviendo las piernas y tobillos.
  • Tras la ducha es conveniente terminar con agua fresca incidiendo desde los pies hacia la parte superior.
  • Masajes manuales de drenaje linfático : consiste en un suave y agradable masaje sobre los miembros inferiores para disminuir esa retención de líquidos , suelen tener muy buenos resultados, siempre de manera manual y con un buen profesional! Consúltanos
  • Dieta sana, beber abundante líquido y no abusar de la sal.
  • Para prevenir los calambres incluye en tu dieta alimentos ricos en potasio y magnesio: plátano, aguacate, almendras crudas, patata, semillas de lino y girasol.
  • Evitar las prendas ajustadas.
  • Utilizar medias de compresión.

Y disfruta del buen tiempo y tu maternidad!

2 COMENTARIOS
  • Elisa
    Responder

    Esta genial el aporte. Saludos.

    1. Guiomar Maldonado
      Responder

      Me alegro que te resulte útil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
Powered by