Embarazo

Citomegalovirus y embarazo: ¿qué debo saber?

El citomegalovirus (CMV) es un virus común que puede afectar a cualquier persona independientemente de la edad. Probablemente si contraes este virus en algún momento de tu vida no te des cuenta ya que no presenta ninguna sintomatología la mayoría de las veces, si que en algunos casos se pueden dar síntomas inespecíficos como mal estar general, fiebre, cansancio o dolor de garganta, sin tener mayor repercusión. Pero, ¿qué pasa en el embarazo? A continuación resolvemos algunas dudas.

¿Cómo se contrae el CMV?

El CMV se transmite de persona a persona a través de la saliva, sangre, fluidos vaginales, semen, orina, lágrimas, heces o sangre materna. Los estudios nos indican que hay una incidencia aumentada de contraer este virus con el contacto cercano de niños menores de tres años.

¿Cómo afecta este virus al bebé?

Durante el embarazo si contraes el virus por primera vez o si se “reactiva” ( la exposición pasada no genera inmunidad como ocurre en la toxoplasmosis) hay cierta probabilidad de que afecte al bebé, esto se denomina citomegalovirus congénito y es la principal causa viral de la discapacidad de desarrollo y la primera causa no genética de problemas auditivos entre otros.

Para las mujeres que presentan una reactivación del virus durante el embarazo parece ser que tienen menos probabilidades de que afecte al bebé que si se infectan por primera vez. También la afectación es diferente dependiendo del trimestre en el que se produzca la infección.

¿Cómo puedo saber si estoy o he estado infectada por el CMV?

Con un análisis de sangre se detectan los anticuerpos y es posible conocerlo, al igual que conocemos si has pasado la toxoplasmosis o no. El problema es que este análisis no es obligatorio en el embarazo por lo que en la mayoría de los casos se desconoce y a no ser que exista sospecha no se realiza.

Si estoy infectada por CMV , ¿Puedo dar lactancia materna?

Aunque el CMV puede transmitirse por la leche materna, la infección que ocurre a través de esta vía no suele causar enfermedad en el niño y por tanto no hay recomendaciones que contraindiquen la lactancia materna.

¿Qué medidas de precaución debo de tomar durante el embarazo?

  • Lavado de manos a menudo con agua y jabón durante 15-20 segundos especialmente después de :
    • Cambiar pañales.
    • Dar de comer a niños pequeños.
    • Limpiar la nariz o la saliva de niños pequeños.
    • Tocar los juguetes de los niños.
  • No compartir comida ni utensilios con los niños pequeños.
  • No llevarse a la boca el chupete del bebé.
  • Evitar el contacto con la saliva cuando de besos a los niños pequeños.
  • Limpiar los juguetes, mesas y otras superficies que entren en contacto con la saliva y orina del niño.

Para cualquier consulta no dudes en hablar con tu ginecólog@, podrá resolverte cualquier inquietud que puedas tener.

Feliz maternidad!

 

Guiomar Maldonado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *